Historia

pant vieEl nombre de Guadalix de la Sierra se toma del río que baña al municipio, siendo su origen árabe, significa “el río de los alisos” por la abundancia de estos árboles que existían en las inmediaciones de su ribera.

Pero aunque el nombre árabe del pueblo nos indica la posibilidad de un asentamiento árabe, los datos arqueológicos nos permiten ir más lejos en el tiempo y asegurar que la fértil vega regada por el Guadalix fue habitada muchos siglos antes por el ser humano, como así lo demuestra la existencia de una cueva, hoy oculta por las aguas del embalse, conocida como Los Alcores, en la que se han encontrado restos de presencia humana con una antigüedad de 25.000 años. Aparecieron diferentes utensilios líticos que son considerados como unos de los restos de piedra trabajada más antiguos de la Comunidad de Madrid.

 

La presencia humana en los alrededores de la vega continuó durante las épocas del Bronce y del Hierro, pudiéndose incluso localizar restos celtíberos.

El tiempo fue pasando y cuando los visigodos penetran en la península, pasaron por esta zona y parece ser que en la vertiente norte del cerro de San Pedro, construyeron un monasterio dedicado a San Felices o San Pedro Saelices, que tenía esa vega como principal centro abastecedor y con la posterior llegada de los musulmanes, el monasterio debió ser abandonado.

Los musulmanes se extendieron por todas las estribaciones del Sistema Central aprovechando la abundancia y excelente calidad de los pastos para que sus rebaños de ovejas pastasen con comodidad. Debieron ser estos pastores los que para protegerse de las inclemencias atmosféricas levantaron las primeras chozas que pasados los años irían conformando el pueblo de Guadalix.

Con la llegada de la Reconquista, lo segovianos empezaron a ocupar estas tierras, suponiéndose que los pobladores árabes que no fueron expulsados se mezclaron con los nuevos cristianos que iban llegando. Desde los primeros momentos surgen disputas por el control del territorio entre los nuevos pobladores segovianos y sus vecinos madrileños, decidiendo en rey Alfonso X “El Sabio” poner fin a las mismas al tomar para él este territorio y crear el denominado Real del Manzanares, espacio que comprendía tanto el citado Manzanares como los pueblos de Colmenar Viejo, Galapagar y sus aldeas dependientes, entre las que se incluía Guadalix. En atención a los servicios prestados por don Pedro González de Mendoza al rey Enrique II, su hijo, Juan I, le concedió la aldea de Guadalix en 1383, teniendo ya desde esos siglos en el comercio de la lana la fuente fundamental de subsistencia de los pobladores de Guadalix.

igle antDurante la transición entre la Edad Media y la Edad Moderna, se vivirá un momento de particular intensidad cultural en el que destacaba la arquitectura y será en esa época en la que se empiece la construcción de la iglesia parroquial de Guadalix, puesta bajo la advocación de San Juan Bautista. En 1523 Guadalix alcanza el título de Villa, motivo suficiente como para dar mayor elevación a los muros parroquiales, pero la carestía económica impidió un completo plan constructivo.

Ya en el siglo XVI y tras la donación hecha a favor de Don Iñigo López de Mendoza, Conde del Real de Manzanares y de todas estas tierras vinculadas a la Casa, pasaron posteriormente a Don Pedro Hurtado de Mendoza, que tras su muerte se dividieron sus dominios y tras un largo y complicado pleito por los derechos de mayorazgo entre sus herederos, pasó la pertenencia del real de Manzanares a uno de sus hijos.

Durante los siglos XVII y XVIII la población de Guadalix continuó teniendo en la exportación de la lana a las localidades próximas de Buitrago y Guadalajara, su principal fuente de ingresos.

cacerasLos hombres de Guadalix tuvieron durante siglos al pastoreo trashumante y a la ganadería como fuente fundamental de subsistencia, pero lógicamente no olvidaron la agricultura, dedicando la vega entera del río Guadalix al cultivo de la patata. El clima propio que tiene el valle del Guadalix, con temperaturas más altas en invierno que las de toda la comarca, también permitía a los hortelanos guadaliseños sacar de la madre tierra unas riquísimas cebollas que eran muy apreciadas en todos los pueblos limítrofes y en la capital, de ahí que los naturales de Guadalix fueran conocidos por los de otros pueblos como “los cebolleros”.

ayunt 3De igual manera que Guadalix era conocido por sus productos hortofrutícolas, también lo era por la calidad y cantidad de roca caliza que existía en el término. Durante siglos, de las canteras de Guadalix, como la de La Horca, El Pilancón, Los Lanchares, Los Alcores o Dehesa Parda, salieron piedras no sólo para la construcción de cruces o levantar los edificios del pueblo, sino que también se utilizaron para edificar Madrid, empedrar la Puerta del Sol o construir multitud de fuentes, siendo el reinado de Carlos III, a mediados del siglo XVIII, la etapa en la que se extrajeron mayor cantidad de rocas para mandarlas hasta la capital con el fin de reformar la ciudad y dejarla al gusto del monarca, interesado en modernizar y sanear la ciudad, potenciándose la extracción de las calizas de Guadalix.

Tras las invasiones napoleónicas y las perturbaciones políticas y sociales que llegaron prácticamente hasta 1830, Madrid tiene que iniciar una nueva reconstrucción, circunstancia que motiva que la roca caliza que se venía extrayendo de Guadalix fuera todavía más demandada como roca de construcción. Posteriormente, y según Madrid se iba extendiendo con los ensanches del siglo XIX, la demanda de piedra fue aumentando, favorecida por la construcción en 1911 del ferrocarril en Colmenar Viejo, que hacían mucho más fácil su transporte.

ayunt antYa en la segunda parte del siglo XX, el crecimiento de Guadalix es espectacular, dedicándose la mayor parte de sus habitantes a la construcción atraídos por un sector en gran auge, abandonando las tareas agrícola-ganaderas que hasta entonces ocupaban a la mayor parte de la población. El número de habitantes asciende considerablemente, llegando a los 6.000 habitantes ya, en el año 2.010. 

Contacta con Nosotros

Ayuntamiento de Guadalix de la Sierra
Plaza Consistorial nº 1 , 28794 Guadalix de la Sierra, Madrid
Teléfono. 918 47 00 06
Fax. 918 47 10 45

 

www.guadalixdelasierra.com

El tiempo

el-tiempo

Localización

localizacion

Libro de Fiestas 2016

guadalixfiestas2016 portada